Fiesta bandolera en Grazalema

Los días 5, 6 y 7 de Octubre presenta su VI edición Sangre y Amor en la sierra, como un proyecto de participación, turismo y cultura que se consolida año tras año en el  pueblo de Grazalema.

Tras haberse recibido casi 10.000 visitas en la cita del año pasado, Grazalema vuelve a estar preparada para enseñar lo mejor de sí misma, volviendo a sacar a la calle su más tradicional gastronomía, la cordialidad de sus vecinos a la hora de recibir a quienes nos visitan y, por supuesto, parte de su historia.

Recordarles que Sangre y Amor en la Sierra es un proyecto que ha logrado, con creces, los objetivos con que nació en 2007. Se ha consolidado como una de las más representativas recreaciones históricas de cuantas se celebran en Andalucía, con unos escenarios que son únicos y extraordinarios en la plaza de Los Asomaderos, convertida cada año en un muy auténtico pueblo de principios del siglo XVIII. Ha logrado fomentar la participación ciudadana en Grazalema, habiéndose triplicado el número de colectivos en nuestro pueblo desde que Sangre y Amor en la Sierra se puso en marcha, suponiendo una importantísima fuente de ingresos y subvención para los colectivos locales. Mayores y jóvenes se han dado de la mano todos estos años, en una fiesta en la que más de 900 personas llegan a vestirse de época. La fiesta ha logrado insistir, con una proyección espectacular, en la promoción de Grazalema, con el consiguiente beneficio para las empresas locales; así, Sangre y Amor en la Sierra ha logrado no sólo atraer, como lo hace, a miles de visitantes el fin de semana de la Recreación, sino que ha consolidado el destino turístico Grazalema.

Este año, además, Sangre y Amor en la Sierra ha vuelto a dar otro salto en la participación, propiciándose la creación de un grupo de voluntarios que, dados los tiempos y las dificultades económicas que atraviesan las administraciones, han ayudado en el montaje de las casetas bandoleras del poblado de la Recreación, hecho que merece el reconocimiento de esta Alcaldía y de todo el pueblo. Y a quienes nos visitan cada año, animarles a seguir viniendo siempre a Grazalema, con ocasión de estos actos que nos ocupan o en cualquier otro momento. Porque Grazalema, como comprobarán estos días, es un pueblo que no ha dejado de desarrollarse para poner a disposición de nuestros visitantes las mejores infraestructuras turísticas; pero es, a su vez, es lugar capaz de ofrecer la tranquilidad de un pueblo; una gastronomía única; unos paisajes de ensueño. Así que anímense a disfrutar porque, si siempre merece la pena estar en Grazalema, estos días tienen un motivo de sobra para ello.

Feliz Fiesta Bandolera,

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *